¿Usted ve a los hombres caminando como árboles?

“Hombres caminando como árboles”

¿Por qué Jesús sanó a un ciego en dos pasos en Marcos 8:22-26?

Marcos 8:23-25

"Y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. El, mirando, dijo; Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan. Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos.

Por lo general, las sanidades de Jesús eran completas e inmediatas, pero en este caso fue diferente. Aplicó la saliva a los ojos de un ciego, impuso las manos sobre él, y entonces le preguntó acerca de lo que vió. El hombre dijo ver a los hombres como árboles que andaban. Entonces Jesús tocó sus ojos otra vez y su visión fue restaurada completamente. ¿Por qué Jesús no sanó a este hombre completamente de una vez tal como siempre hacía?

Las sanidades de Jesús siempre simbolizaron verdades espirituales. En este caso, la sanidad del hombre en dos pasos simbolizó como la visión espiritual del hombre muchas veces se sana en dos pasos.

Los discípulos, por ejemplo, no eran completamente ciegos porque aceptaron que Jesús fue el hijo de Dios (véase Juan 8:29). Pero, por el otro lado, ellos todavía no comprendieron el poder de Jesús y así demostraron tener la visión errónea (véase Marcos 8:17, 18, 31-33). Necesitaron ser tocados otra vez para ver claramente.

APLICACION

No se conforme usted con ver a los hombres caminando como árboles.
Piense en la situación del ciego. Cuando Jesús le tocó por primera vez, su visión se mejoró y vió a los hombres aunque parecían árboles. El que antes era completamente ciego, habría tenido esta visión parcial como progreso maravilloso. Pero Jesús quiso hacer más para él.

Así es desgraciadamente en la esfera espiritual. Algunos se conforman con un solo toque. Ven, pero no claramente. No se dan cuenta necesitar una completa cura espiritual y que no deben estar conformes con el ver a hombres andando como árboles. Considere, por ejemplo, a alguien que haya sido completamente destruido por su pecado. Oye acerca de Jesús, comienza a seguir muchas de sus enseñanzas y su vida se mejora. Pero, lamentablemente, no se da cuenta que le falta mucha comprensión de las palabras de Jesús en muchas áreas y que no debe de estar conforme con la visión distorcionada.
Analicemos nuestras propias vidas. ¿Puede ser que no veamos claramente y que Jesús puede restaurar nuestra visión completamente si le dejamos?
(Por Gary Fisher, adaptado )