¿El bautismo en el Esíritu Santo fue prometido a todo el mundo?

"El Os Bautizará En Espíritu Santo"
(Mateo 3:11)

"Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mi, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego". (Mateo 3:11)

A veces nuestros amigos sectarios afirman que la promesa del bautismo en el Espíritu Santo no fue solamente para los apóstoles sino que fue prometido en Mateo 3:11 a todos los creyentes. La verdad es que Mateo 3:11 no especifica quiénes iban a recibir el bautismo en el Espíritu Santo. Nótese lo siguiente:

* Entre los que escuchaban a Juan el Bautista hubo farisesos y saduceos que eran hipócritas a quiénes Juan llamó, "generación de viboras" (vS 7). Afirmar que a todos los que escuchaban a Juan fue prometido el bautismo del Espíritu es afirmar que aun los hipócritas lo iban a recibir.

* El punto principal de Juan no era el señalar quiénes iban a recibir el bautismo del Espíritu Santo, sino el hacer distinción entre su propio poder (podía bautizarles solamente con agua) y el de Cristo (iba a poder efectuar bautismos milagrosos dell Espíritu y fuego).


* Mateo 3:11, por lo tanto, no especifica quiénes iban a recibir el bautismo del Espíritu Santo. Para saber quiénes iban a recibir el bautismo, hay que estudiar otros textos.

* Todos los textos que especifican quiénes iban a recibir el bautismo en el Espíritu nombran a los apóstoles. (Lucas 24:49; Hechos 1:5; Juan 14-16)

CONCLUSION

Mateo 3:11 nos dice solamente que Jesús iba a administrar el bautismo en el Espíritu Santo. Otros textos nos enseñan que fue prometido a pocas personas (los apóstoles) y fue usado por Dios en dos situaciones únicas: (1) el comienzo de la predicación del evangelio de Cristo en el día de Pentecostés (Hechos 2) y (2) el comienzo de la predicación del evangelio a los gentiles (Hechos 10). Aunque algunos cristianos del primer siglo aparte de los apóstoles recibieron varios dones milagrosos del Espíritu Santo a través de la imposición de las manos de éstos (Hechos 8:18), solamente los apóstoles y la familia de Cornelio fueron "sumergidos" directamente del cielo con el bautismo en el Espíritu Santo. Nunca fue la intención de Dios dar esta manifestación milagrosa a todos los creyentes en todo tiempo.