El poder del ejemplo de los amigos

De Creced 4/2008

El psicólogo y autor James Dobson habló de un experimento de un grupo de psicólogos para determinar como la influencia de compañeros afecta a los jóvenes. Dijeron a varios grupos de diez jóvenes que iban a analizar su visión aunque en verdad no estaban interesados en la visión sino en cómo iban a responder a la influencia de sus compañeros.

En el experimento levantaron algunas cartulinas frente a los jóvenes con una línea dibujada en cada una. Una fue marcada “A”, la segunda “B” y la tercera, “C.” Entonces pidieron al grupo que levantaran la mano para indicar cual de las tres cartulinas tenía la línea más larga, Pero de antemano hablaron con nueve de los diez y les dijeron que levantaran la mano, no por la cartulina con la línea más larga, sino por la segunda! Entonces observaron al décimo joven que no sabía el secreto.

Cuando los nueve levantaron la mano para indicar la línea equivocada, el décimo miró alrededor con incredulidad. Pero entonces, con titubeo levantó la mano con los diez para indicar la línea incorrecta. ¡No quiso ser
diferente de los demás! Repitieron el experimento con muchos jóvenes y se dieron cuenta que 75% respondieron en forma equivocada para no ser diferentes de sus compañeros aunque era obvio que la línea indicada no era la más larga. No tuvieron el valor para indicar que el resto del grupo estaba equivocado. Solamente 25% de los jóvenes que no sabían “el secreto” tenían el valor para ser independientes del grupo y levantar la mano para indicar la línea que obviamente era más larga.

Luego cambiaron el experimento un poco con otros jóvenes más diciendo a uno de los nueve que levantara la mano para indicar la línea que verdaderamente era la más larga para que el décimo no tuviera que estar solo al indicar la correcta. Este pequeño cambio tuvo un gran efecto y casi eliminó la influencia de la mayoría. O sea, cuando el “décimo “ se dio cuenta que al menos uno de los demás elegía la línea correcta, tuvo el valor para hacer lo mismo.

Aplicaciones

(1) Los jóvenes tienen que prepararse para ser diferentes. La mayoría de los débiles se dejan guiar por la mala influencia de sus compañeros mundanos y así se enredan en acciones irracionales y en conceptos dañinos. "Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.” (1 Cor. 15:33 LBLA) Solamente los fuertes pueden ser como Daniel, Sadrac, Mesac, Abednego y oponerse a las acciones irracionales y dañinas de sus compañeros.

(2) Joven cristiano, sea el amigo que ayude a otros a evitar las tonterías para hacer lo correcto. En el experimento, un solo joven dio el ánimo al “décimo” para elegir lo correcto. Así usted puede animar sus compañeros que en su corazón saben que las boberías de la mayoría son insensatas a buscar algo más significativo y duradero en la vida. (idea de Rick Lanning)