¿ Sucesores a los Apóstoles?

Razonamientos de los defensores de la Iglesia Romana
De "Creced, 2/2009

Nuestros amigos en la Iglesia Católica Romana defienden su puesto como la organización original establecida por Dios con argumentación como la siguiente:

A. Jesús dio autoridad especial a los apóstoles y especialmente a Pedro (Mateo16:18,19; 18:18-20; 28:18-20; Ef. 2:20, 1 Corintios 14:37, etc.).

B. Los apóstoles en turno dieron estas autoridades a sus sucesores, los ancianos y obispos. (Hechos 14:23; Tito 1:5)

Analizamos con amor las enseñanzas de varios grupos religiosos no para juzgar su destino final, ni insultarles, sino para investigar sus afirmaciones. Con mucho gusto aceptaremos otros puntos de vista o correcciones si alguien piensa que estamos interpretando mal sus creencias.
C. Hoy en día Dios quiere que nos sujetemos a los sucesores de los apóstoles y obispos del primer siglo, los cuáles son los obispos, cardenales y el Papa de la Iglesia Católica quiénes pueden trazar su línea directamente a los apóstoles. Dios les ha puesto como los intérpretes oficiales de la Biblia.

D. Los que afirman ser cristianos sin seguir a los sucesores de los apóstoles en la Iglesia Católica son muy divididos. Si quieren la unidad, tienen que volver a sujetarse a los sucesores.

Analizando estos puntos.

Tienen algo de razón con el punto "A," menos con el punto "B" y nada de razón con sus puntos "C" y "D,"

- Análisis de punto A: Es verdad que Jesús dio ciertas autoridades a los apóstoles en textos como los citados.

- Análisis de Puntos B (y C en parte): Es verdad también que los apóstoles dieron cierta autoridad a los evangelistas a "ordenar ancianos en cada iglesia" (Tito 1:5) conforme a los requisitos dados por el Espíritu Santo (Tito 1:6-11) Pero desde de este punto en adelante, nuestros amigos católicos dejan la razón.
1. En ninguna parte de la Biblia, Dios habló de "sucesores" a los doce apóstoles después del primer siglo.
2. Los ancianos (también llamados "obispos" y "pastores" según una comparación de Hechos 20:17, 28) tenían papeles muy distintos al de los apóstoles. No eran "sucesores" a estos, sino sencillamente pastores en las congregaciones locales.
3. Los obispos (ancianos) del Nuevo Testamento solamente tenían autoridad para apacentar "la grey (el rebaño) de Dios que está entre vosotros" (1 Pedro 5:3). No tenían autoridad en otros rebaños como la tuvieron los apóstoles.
4. Había requisitos para ser de "los doce" que nadie podía llenar menos los que andaban con Jesús "desde el principio" (Hechos 1:21). Uno que no llevaba este requisito no podía ser como los doce. (El apóstol Pablo era "igual en autoridad" a los doce, pero Jesús apareció en forma milagrosa a él y le dio poderes milagrosos para confirmar que era igual a los doce [1 Cor. 9:1-2; 2 Cor. 12:11-13].)
5. Los apóstoles tenían un puesto único como testigos de la resurrección de Cristo (Hechos 1:22). Los testigos oculares a la resurrección de Cristo no pueden tener sucesores ya que nadie después del primer siglo pudo haber sido testigo de ese evento.

- Análisis de Punto C -
1. Jesús prometió a los apóstoles que iban a recibir toda la verdad (Juan 16:12-14). No iban a haber nuevas verdades para ser reveladas luego a "sucesores."
2. "La fe" (el sistema revelado por Cristo) fue revelada "una vez para siempre" a los apóstoles del primer siglo (Judas 3). Dios no dijo que iba a ser revelado pedazo por pedazo a través de los siglos a través de sucesores de los apóstoles.
3. Francamente, algunos (no todos, por supuesto) de los supuestos "sucesores" a los apóstoles han prohibido la Biblia, torturados a otros y cometido varios tipos de barbaridades en nombre de la iglesia. Seguir a aquellos "sucesores" habría llevado a muchos a la perdición.
4. Dios no dejó "intérpretes oficiales" para interpretar la ley de Moisés para los judíos. ¿Por qué, entonces, pensar que Dios hubiera dejado intérpretes oficiales para la ley de Cristo? Aunque los fariseos y saduceos habrían querido ser aceptados como intérpretes oficiales de la ley de Moisés, se equivocaron grandemente en este esfuerzo y Jesús nos les aceptó como tales. Tampoco debemos aceptar supuestos "intérpretes oficiales" hoy.

Análisis de Punto D
1. Es verdad que hay mucha división entre los no católicos pero también hay división entre éstos. Por ejemplo, la Iglesia Ortodoxa Griega afirma que sus arzobispos son los sucesores de los apóstoles. Hay quienes dicen que la misa todavía debe ser conducida en Latín, que el clero debe poder casarse, etc.
2. La división viene por lo general cuando los hombres agregan otras autoridades a la de la Biblia, por ejemplo, el libro de Mormon, escritos de Elena White, La Atalaya, El Credo Metodista, La Confesión de Fe Presbiteriana, los sueños, las visiones y nuevas revelaciones de los pentecostales, etc.

Conclusión: La Biblia no habla de sucesores de los apóstoles ni de un grupo de hombres que iban a servir como intérpretes oficiales. Sí habla del remanente fiel que sirve a Cristo por medio de las palabras de los apóstoles inspirados las cuales se encuentran en la Biblia. (Y sí, estas palabras pueden ser entendidas por los que quieren la verdad más que cualquier otra cosa [Ef. 3:4].) Que así sirvamos a Cristo sin enredarnos en los errores de una organización compuesta de seres humanos, por más sinceros que algunos de ellos sean.